Bienestar en unidades de producción animal

El concepto de las Buenas Prácticas Pecuarias

En la actualidad, la medicina veterinaria ha tenido que intervenir en las unidades de producción pecuaria en un rubro mas allá de la atención de casos clínicos, ya que la demanda del mercado requiere que la productividad esté inmersa en un ambiente de confort y bienestar animal. Por ello, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) da origen al concepto de Buenas Prácticas Pecuarias (BPP)

Las BPP se refieren al conjunto de procedimientos, actividades, controles y condiciones que se aplican en las unidades de producción animal orientadas a alcanzar el bienestar animal, alta productividad y alimentos de calidad para la población humana. 

Pero… ¿Cómo se logra el bienestar animal en las unidades de producción? Seguramente esperaríamos que la vida de un animal de producción fuera exactamente como la de nuestro perro o gato, pero eso no es posible, tampoco significa que los animales se mantengan en constante sufrimiento, significa contar con otro estilo de vida. 

Para llegar a un equilibrio, donde se cuenta con una buena productividad y los animales se encuentran en confort, las BPP evalúan 11 principales rubros: 

  1. Ubicación, diseño y construcción
  2. Instalaciones 
  3. Alimentación
  4. Calidad del agua
  5. Manejo de los animales 
  6. Manejo de la salud
  7. Manejo y eliminación de desechos
  8. Control de fauna nociva
  9. Bioseguridad
  10. Capacitación, salud e higiene del personal
  11. Identificación y trazabilidad
  12. Carta de proveedor confiable (libre de clembuterol).

Cómo podemos darnos cuenta los rubros anteriores están encaminados a conseguir el bienestar animal, basado en las 5 libertades de los animales. El rubro 1 y 2 están encaminados a que los animales puedan expresar su comportamiento natural y que se encuentren libres de incomodidades físicas o térmicas. El rubro 3 y 4 se basa en que estén libre de hambre, sed o desnutrición. El 5 busca que se encuentren libres de miedo, estrés o ansiedad. El rubro 6, 8, 9 y 10 se concentran en mantenerlos libres de dolor, lesiones o enfermedades. Y en el caso del rubro 7, 11 y 12, están dirigidos a cuidar la salud pública y reducir la contaminación ambiental.  

Los 12 rubros que constituyen la lista de verificación para la certificación en BPP, están orientados a la producción de alimentos inocuos (no representan un riesgo para la salud humana) y de calidad.

Existen manuales para los distintos tipos de producción pecuaria, por ejemplo: ganado lechero, ganado productor de carne, aves de engorda, gallina de postura, cerdos, miel de abeja, ovinos y cabras. En los manuales se hace mención de la forma correcta de administrar las unidades de producción, además de establecer estándares para unificar la manera de producir los alimentos de origen animal.

El objetivo de compartir esta información es que la población en general conozca la nueva forma de producir alimentos de origen animal, basado en un modelo donde el médico veterinario zootecnista aplica sus conocimientos para generar una producción rentable y éticamente aceptable. 

Dicha actividad no es sencilla, ya que encontrar el equilibrio puede demorar más de lo que uno podría imaginar, no solo por la parte económica, sino también por el uso de prácticas tradicionales e inadecuadas, por ello, es importante mantener en constante capacitación al personal.

Las BPP no son una tarea fácil… pero el bienestar animal no es una opción, es la forma de retribuir todo lo que los animales hacen por nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *